La Quiropraxia para el tratamiento de enfermedades

El DC Quiropráctico Carlos Alvarado fue pionero en Magallanes en tratar a sus pacientes mediante manipulaciones de la columna vertebral y de las extremidades, logrando restablecer la salud de las personas que sufren patologías que afectan los nervios, músculos, huesos y articulaciones.

 

Actualmente el trabajo terapéutico puede ser realizado con una moderna camilla (Manuthera 242) la cual permite al profesional realizar movimientos tridimensionales para tratar patologías agudas.

El actual estilo de vida caracterizado por largas jornadas de trabajo, escasa movilidad y ejercicio físico, sumado a una inadecuada alimentación basada en grasas y azúcares, se identifican cada vez más como los gatillantes de enfermedades que generan dolores de cabeza, malestares lumbares, problemas viscerales, entre otras patologías que afectan a personas de todas las edades.

Ante las desfavorables consecuencias para la salud que produce este escenario, ha surgido con fuerza la Quiropraxia, una profesión reconocida como tal en varios países del mundo, que tiene como propósito tratar a los pacientes de manera integral, a través de manipulaciones (movimientos en velocidad o presiones manuales) de la columna vertebral y las extremidades, gracias a las cuales se pueden experimentar mejoras desde la primera sesión de tratamiento.

 

El DC Quiropráctico magallánico Carlos Alvarado, luego de haber cursado un programa especial realizado en Chile entre los años 1997 y 2004, se tituló de quiropráctico (DC, DOCTOR CHIROPRACTIC)  bajo la certificación de la escuela de quiropraxia del Reino Unido, Anglo-European College of Chiropractic, y regresó a la zona para poner a disposición todo lo aprendido en beneficio de la comunidad.

 

Según la Corporación Chilena de Quiropraxia, esta disciplina “es una forma particular de diagnóstico y tratamiento de enfermedades que afectan los nervios, músculos, huesos y articulaciones del cuerpo. Hoy en día, la quiropraxia es la tercera profesión independiente de occidente con respaldo de publicaciones científicas en todo el mundo”, señala el organismo.

El quiropráctico Carlos Alvarado, explicó que producto de su profesión  de kinesiólogo se fue guiando y formando en la terapia manual ortopédica, lo que se vincula con la quiropraxia, y una vez acumulado todo ese conocimiento “te das cuenta que a través de las manipulaciones vertebrales puedes solucionar problemas de salud”, afirmó el especialista, enfatizando que no se trata de realizar masajes, como mucha gente cree, sino que es una filosofía de trabajo basado en la manipulaciones o movimientos de alta velocidad que se hacen sobre las articulaciones, y otras áreas específicas del cuerpo que logran aliviar las patologías.

 

Las personas que sufren de dolor de espalda agudo y crónico, dolor de cuello, omóplatos, cefaleas, hombro congelado, epicondilitis, lesiones deportivas recidivantes, túnel carpiano entre muchas otras, pueden ser tratadas mediante la quiropraxia.

 

Esto porque quiropráctico es el profesional capacitado para trabajar con la columna vertebral y con el sistema nervioso, detectando y corrigiendo las subluxaciones vertebrales, aplicando en el ajuste una fuerza segura, efectiva y específica. Una subluxación vertebral se produce cuando una o más vértebras espinales pierden su alineación. Esto provoca una interferencia en la médula espinal o en los nervios espinales adyacentes, y por tanto en aquellas zonas controladas por dicho sistema nervioso.

 

El especialista explicó que el quiropráctico busca un manejo holístico del problema que tenga la persona que consulta, una atención integral. “Nosotros tenemos la capacidad de evaluar y definir si el problema pasa por un trastorno estructural, por un trastorno visceral, o si está asociado a un trastorno neurológico, entonces tenemos las herramientas para hacer nuestro diagnóstico diferencial y definir si el paciente está en condiciones para ser manipulado, o requiere acudir a un cirujano, a un medico internista o a un neurólogo. Si puedo entregarle alguna herramienta para manejarlo, lo voy a hacer. Entonces es una profesión que tiene mucho cuidado al respecto”, aseguró Alvarado.

 

Es enfático en lo anterior, porque a su juicio, el término se ha mal entendido al ser vinculado a la manipulación articular que hace sonar los huesos, sin más finalidad que esa. “Mucha gente aprendió algunas técnicas y se hace llamar quiropráctico. Incluso dice ´voy a hacer quiropraxia´ y uno no hace quiropraxia, uno analiza una serie de síntomas, de signos y emite un diagnóstico y un pronóstico, entonces es mucho más que hacer sonar los huesos”, recalcó el especialista.

 

ATENCIÓN INTEGRAL

 

Hay una serie de factores que influyen en los trastornos musculoesqueléticos de columna. Uno de ellos es el estilo de vida: alimentación, ejercicio físico, manejo de higiene postural, todo va asociado. Incluso, también es relevante la actividad emocional que cada persona posee, porque la quiropraxia observa al individuo desde un punto de vista integral.

 

Lo anterior se explica porque “podemos realizar los ajustes a una persona, pero si hay una situación emocional que la está afectando, a los días estará nuevamente desajustada”. En cambio, cuando la patología es netamente estructural, es más rápida la atención, porque se reestablece y estabiliza la postura sin la necesidad de abordar otras áreas del paciente.

 

 

Según manifestó el especialista, entre los 15 y los 50 años es el tramo de edad donde más patologías se presentan, porque “es el periodo donde somos más inestables, por decirlo de alguna forma, después de los 50 años nos vamos rigidizando y, por lo tanto, los trastornos de columna empiezan a disminuir”. No obstante, las edades con en el tiempo han ido variando, antes eran más frecuentes las atenciones a personas desde los 18 o 20 años, actualmente esa edad ha bajado a los 15 años, “y eso lo asocio al sedentarismo que tiene la juventud hoy en día. Antes uno no veía a niños de 15 años con  hernias lumbares,  pero ahora se encuentra, y eso esta asociado a la mala alimentación, a la obesidad, al sedentarismo”, advirtió Alvarado.

 

En este sentido, la quiropraxia también le otorga educación al paciente, por ejemplo le sugiere cómo alimentarse, cómo mantener una buena higiene postural y lo orienta para que se pueda estabilizar. “Eso hace el quiropráctico moderno. La idea actualmente es hacer los menos ajustes posibles y entregar las herramientas para que eso se mantenga estable”, detalló el profesional.

 

Dado el método de trabajo de los quiroprácticos, las personas podrían atenderse de manera preventiva para evaluarse, ver si tiene algún trastorno y hacer las correcciones necesarias, sin tener que llegar al momento en que se presente un dolor sostenido que provoque invalidez y licencia médica. La cantidad de sesiones dependerá de la patología que posea el paciente.

 

Incluso, puede ser beneficiosa para las mujeres embarazadas, ayudándolas para el trabajo de preparto y postparto. “Como todo manejo, uno tiene que saber diferenciar a los pacientes. Hay ciertas patologías que uno las identifica como banderas rojas, por ejemplo quienes presentan metástasis, cáncer, fracturas, entre otras enfermedades”, detalló el quiropráctico Carlos Alvarado.

 

Finalmente, recalcó que con la quiropraxia se logrará restaurar la movilidad normal de la columna, aliviando la irritación de los nervios raquídeos, otorgando al cuerpo la capacidad de sanarse a sí mismo, “porque uno busca ayudar a las personas a auto organizarse y auto sanarse, entregando las herramientas necesarias para que lo logren”, puntualizó el especialista.

 

Camilla Manuthera 242

Para tratamiento quiropráctico

Como la más versátil del mundo es conocida la camilla Manuthera 242, diseñada especialmente para el trabajo terapéutico manual, que se sumó al equipamiento del prestigioso Centro Quiropráctico Ortho med, de Punta Arenas.

 

De origen finlandés, el aparato permite tratar con terapia manual problemas de columna, del sistema nervioso o trastornos musculoesquelético en general. Actualmente hay solo ocho ejemplares en el país, y la empresa regional es la representante de la marca en Chile.

 

El kinesiólogo y quiropráctico, Carlos Alvarado, explica que “la camilla es versátil, ya que no hay ninguna que pueda realizar tantos movimientos como ésta. Permite manipular distintos segmentos en forma diferenciada, puede movilizar la columna lumbar o cervical en diferentes planos, o realizar movimientos tridimensionales de la columna, y esto permite manejar patologías en estado agudo”, aseguró.

La camilla tiene un sistema eléctrico que permite subir, bajar y llevar hacia planos inclinados (de cabeza o de pie), además de una serie de sensores que le otorgan seguridad al paciente, a diferencia de las versiones eléctricas de este implemento que funcionan a través de una programación estándar, no pudiendo entregar la terapia específica a cada persona según su patología.

 

“Al tener una mejor herramienta, se facilita la recuperación”, destacó Alvarado, detallando que la camilla es un aporte en el tratamiento efectivo de lumbagos, discopatías, hernias cervicales o lumbares, trastornos degenerativos de columna vertebral en general, alteraciones de nervio periférico, cadera, hombro y rodilla.

Avenida Presidente Manuel Bulnes 01055 Teléfono(56-61) 223 7070
Punta Arenas - Región de Magallanes y Antártica chilena